Últimos artículos

La importancia de preparar el contenido de tu presentación

Si vas a soltar la lengua en una presentación no te dejes llevar por la emoción, no improvises. Más vale que lo tengas todo bien guionizado y sepas lo que debes decir.

Decir que hay que preparar el contenido de una presentación puede parecer una obviedad, pero no lo es tanto. Seguramente algunas de estas frases te resulten familiares: “cuando se va a hablar, no hace falta escribir un texto”; “si escribo un texto, es para aprenderlo de memoria”; “la cercanía con el público implica ir diciendo lo que se me va ocurriendo”; “el powerpoint me servirá de ayuda memoria”; “ya hice esta presentación anteriormente y sé de qué se trata” y así sucesivamente.

A continuación, te presento algunas razones importantes por las que haz de preparar el contenido de tu Presentación:

  • Ya sea para leer o para exponer de forma hablada, sea de una duración corta [1 minuto en un networking] o larga [una presentación comercial de 20 minutos] o una conferencia, el contenido debe tener una coherencia interna. “Discurso” en el contexto comunicativo, y como pone de manifiesto el diccionario de la RAE, alude a la exposición de una concatenación o secuencia de ideas, pensamientos o argumentos con respecto a un tema o cuestión concreta. ¿Cuál es la idea central de tu mensaje? ¿Cuáles son las ideas secundarias? ¿Qué quieres contarle a tu audiencia? ¿Qué esperan? ¿Qué necesitan? Cuando no preparamos el contenido de forma adecuada es mucho mayor la probabilidad de no transmitir adecuadamente el mensaje, que no se comprenda la idea central, que el soporte visual de la presentación sea una chuleta sumamente aburrida para nuestro público, que dejemos muchas “cosas” al azar y/o a la inspiración. Seguramente no quieres que suceda.
  • Elige siempre un mensaje clave. Si tienes tiempo, el resto de ideas y mensajes han de estar dirigidos a fortalecer y o ampliar el mensaje principal. El mayor riesgo es “irte por las ramas”. Todo discurso, dure lo que dure tiene que componerse de:
  1. Introducción: entrada, inicio, saludo.
  2. Desarrollo: contenido clave.
  3. Resolución o final: resumen, cierre, despedida.

Os proponemos la Regla del 1.8.1 que significa dedicar el 10% del tiempo total al inicio, el 80% al desarrollo y el 10% a la despedida. Y esta regla es útil para preparar un “elevator pich” de 1 minuto y para un discurso o conferencia de 1 hora. La única diferencia es la cantidad de información (y por tanto, palabras) dedicadas a cada apartado.

  • Y tercero, si preparas el contenido podrás luego ensayar y preparar tu exposición. El ensayo te permite identificar errores y corregirlos, te aporta seguridad y la seguridad es básica para la confianza que luego querrás transmitir. ¡Haz previsible lo imprevisible!

Ya tienes el qué y ahora podrás entonces trabajar efectivamente el cómo, el continente de tu presentación, factor clave para que sea un éxito. En el próximo artículo te contaremos algunas claves sobre esto.

Y recuerda: en toda actividad comunicativa, el éxito está en la preparación. Ánimo y recuerda: la técnica te ayuda, pero sólo la práctica te lleva al éxito. Hablar en Público es Fácil… si aprendes a hacerlo correctamente.

Lucía Miralles, experta en Comunicación Eficaz y directora de Lambda Soluciones de Gestión

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: