Últimos artículos

4 derechos típicos de un socio minoritario (enfadado)

La convivencia entre el socio mayoritario y los minoritariois de una sociedad mercantil puede agravarse, pero el minoritario tiene 4 derechos para defender su posición.

La convivencia entre socios en una sociedad mercantil no siempre es fácil. Y en este contexto de dificultades y de guerras de guerrillas, no descubrimos nada nuevo afirmando que es más cómodo ser mayoritario en el capital social, por cuanto éste podrá normalmente prescindir del/los minoritario/s para sacar adelante acuerdos, si bien, no deben subestimarse las herramientas en forma de derechos que el/los minoritario/s pueden ejercitar, complicando sobremanera esa aparente placidez dominical del mayoritario.

A este respecto, destacaremos 4 derechos al alcance de los socios minoritarios que, en un contexto de mala sintonía entre socios, pueden entorpecer en mayor o menor medida la supuesta comodidad del socio mayoritario y de la gestión social, así como suponer un incremento de costes, a saber:

  • El derecho a convocar Juntas Generales. Cabe la posibilidad de requerir a los administradores de la sociedad, en cualquier momento, para que convoquen una Junta General. Para ello es necesario tener un 5% en el capital social de la sociedad, que el requerimiento sea notarial e indicar los asuntos a tratar en la Junta.

En caso de que los administradores de la sociedad no la convoquen para su celebración en los dos meses siguientes al requerimiento, el minoritario podrá solicitar la convocatoria a través del Registro Mercantil del domicilio de la sociedad o instar la convocatoria judicial.

  • El derecho de información. Al hilo de la celebración de una Junta, todo socio tiene derecho a solicitar información a los administradores, en conexión con los puntos previstos en el orden del día y aquéllos no podrán denegarla salvo que argumenten que atenta contra el interés social. No obstante, si se ostenta un 25% del capital social, no podrán denegar dicha información en ningún caso.
  • El derecho a solicitar la presencia de Notario en la Junta y a designar a un auditor externo para auditar las cuentas anuales. Derechos que, como decíamos al principio, además de garantizar una mayor transparencia al socio minoritario, suponen un incremento adicional de costes.

Respecto al auditor, si se ostenta un 5% del capital social y aunque la sociedad no esté obligada a auditarse, se podrá solicitar al Registro Mercantil su nombramiento en los tres primeros meses del ejercicio a auditar.

  • El derecho a impugnar acuerdos sociales. Puede hacerlo cualquier socio que represente, al menos, el 1% del capital social. Y, procesalmente, sigue los trámites del juicio ordinario, pudiendo ser extenso en el tiempo y, en consecuencia, molesto.

Naturalmente, existen otros muchos derechos inherentes a la condición de socio, incluso de un mayor calado que éstos. No obstante, en contextos sociales bélicos o pre-bélicos los aquí citados suelen producir efectos inmediatos si se utilizan adecuadamente y llevar a un determinado minoritario a conseguir sus fines, como por ejemplo a que se le liquide generosamente su participación, a que se le tenga más en cuenta o, simplemente, a tener la certeza y garantía de recibir una mejor y más correcta información societaria y contable.

Ramón Crespo, Socio Fundador de Erre Abogados.

Ver ofertas y descuentos en asesoramiento legal con Erre Abogados en doiser

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: