Últimos artículos

Otras alternativas a la incapacitación judicial

La justicia no siempre actúa de manera más justa para los desfavorecidos. He aquí algunas fórmulas legales para cumplir la voluntad de los incapacitados judicialmente.

El progresivo aumento de esperanza de vida y una mayor sensibilización ante posibles incapacidades han motivado el incremento de diferentes fórmulas legales que garantizan que la persona pueda decidir y cumplir su voluntad si en un futuro cae en estado de incapacidad, y ello frente a iniciativas de familiares o del propio Estado, (Ley 41/2003 de 18 de Noviembre de Protección patrimonial de las personas con discapacidad). De esta forma la persona puede valerse de:

  • Poderes Preventivos: se otorgan ante Notario y surten eficacia cuando el poderdante sufre dicha incapacidad y no antes, y permite gestionar el patrimonio de la persona sobrevenida incapaz sin tener que acudir al procedimiento de incapacitación judicial.
  • Autotutela: igualmente se otorga ante Notario y permite que una persona con capacidad de obrar suficiente y en previsión de que pueda llegar a ser incapacitado judicialmente designe quién desea que sea su tutor y cómo desea que se administren y organicen sus asuntos personales y patrimoniales.

Hay personas que para necesidades puntuales requieren apoyos concretos no siendo necesario acudir a un procedimiento de incapacitación judicial que provoca declaraciones genéricas de inhabilidades (generalmente para todo y para siempre) y como consecuencia representaciones genéricas a través de la tutela o de la patria potestad rehabilitada también para todo y para siempre. Esta manera de actuar se presenta como una medida desproporcionada, siendo lo razonable acudir a un procedimiento más liviano cuyo objeto se limitase a analizar la capacidad de actuación y en su caso necesidad de apoyo para un acto concreto. Asimismo para el supuesto de personas con discapacidad que por particulares circunstancias tengan necesidad de realizar de modo frecuente actos jurídicos que precisen de apoyo será aconsejable la vía clásica del procedimiento de incapacitación.

Cada persona es protagonista de su propia vida, por lo que el poder preventivo y la autotutela son fórmulas que van a garantizar a una persona que se respete y cumpla su voluntad para en el supuesto de que en un futuro esa voluntad no puede hacerla valer.

Ángela Albalà, socia de MV & Asociados

Ver ofertas y descuentos en consultoría para emprendedores con MV&A en doiser

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: