Últimos artículos

Seis claves para entender los contratos eventuales

Ponemos la lupa encima de los contratos eventuales para conocer todos los derechos de los trabajadores y los deberes de los empleadores.

Los contratos eventuales son aquellos que se realizan al personal incorporado por picos de trabajo extraordinarios en el sino de una empresa. Es decir, se trata de atender las exigencias circunstanciales del mercado, por acumulación de tareas o exceso de pedidos. Por eso hay que cumplir tres requisitos: el incremento de las necesidades productivas, que esta situación no sea habitual y que sea temporal. No se recomienda este tipo de contratos en temporada veraniega por un aumento cíclico de las necesidades productivas, pues el contracto correcto sería el de fijo discontinuo o sino, el parcial indefinido. Pero hay muchas cosas que hay que saber para entender cómo funciona este tipo de contrato:

  • La duración del contrato será de un máximo de seis meses dentro de un periodo anual, desde que se producen las circunstancias que dan pie a la contratación. Así un empleado podrá trabajar continuamente o discontinuamente como máximo durante seis meses en el plazo de un año. El mínimo legal de tiempo no existe, aunque bien hay que saber que si el contrato es de menos de siete días se aplicará un incremento en las cuotas de contingencias comunes del 36% a la Seguridad Social.
  • Los periodos de prueba en los contratos eventuales, salvo que se haya acordado algunos por convenio colectivo, no podrán superar los seis meses para los técnicos titulados, de tres meses para los trabajadores en empresas de menos de 25 trabajadores y de dos meses para el resto de trabajadores.
  • Estos contratos no hay que plasmarlos por escrito si tienen una duración inferior a cuatro semanas o se concierten a tiempo parcial, pero se recomienda encarecidamente hacerlo. En este hay que dejar bien claro las causas y circunstancias que justifican la eventualidad del trabajo y la duración.
  • La concertación de un contrato eventual hay que informarlo debidamente, diez días después de la formalización y mediante copia del contrato, a los representantes del trabajador (si no se hace, puede ser multado con hasta 6250 euros) y si no hay representante hay que dejar constancia del hecho y enviar el documento al SEPE (Servicio Público de Empleo Estatal).
  • El trabajador eventual debe ser remunerado en igual cuantía y categoría que el personal fijo teniendo en cuenta que realizan las mismas funciones en idénticas condiciones.
  • Al terminar el contrato, el trabajador recibirá una indemnización de cuantía equivalente a la parte proporcional de la cantidad que resultaría de abonar doce días de salario por año, o la establecida, en su caso, en la normativa específica que sea de aplicación.

Ver ofertas y descuentos en gestoría y asesoría online con You&We en doiser

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: